La magia de los APIs en la Web 2.0